Informe número 31 – El Cenáculo (sala de La Última Cena de Jesucristo)

Sigo con el turismo temático… esta vez sobre el Cenáculo.

La historia del Cenáculo

La palabra latina “Coenaculum” indica el lugar donde se cena. La tradición Cristiana sobre el Cenáculo se remonta a finales del siglo III. El edificio es una pequeña estructura de dos pisos dentro de un complejo de edificios en la cima del Monte Sión, al extremo sudoeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El actual edificio es lo último que resta de la bizantina Madre Iglesia de la Sagrada Sión tras ser destruida por los persas el año 614.

La existencia de esa iglesia esta testimoniada en el Mapa de Madabaen, mosaico del siglo VI hallado en Jordania. El Monasterio cruzado e Iglesia de Santa María fue construido en el siglo XII, sobre los cimientos de esa iglesia anterior, pero posteriormente también él resultó destruido en 1219 (probablemente en la demolición de las murallas y parapetos que rodeaban la ciudad, ordenada por el sultán ayubita Al-Muazzam).

La actual sala del Cenáculo en el piso superor fue construida por los franciscanos, para conmemorar el lugar de la Ultima Cena. La presencia franciscana en Tierra Santa, que con diversas vicisitudes se ha mantenido siempre, adquirió estabilidad y carácter oficial de parte de la Iglesia en 1342, año en que el papa Clemente VI promulgó las Bulas en las que encomendó a la Orden Franciscana la «Custodia de Tierra Santa». Desde el año 1333 los franciscanos ya estaban establecidos en el Cenáculo, junto al que habían fundado un convento, y oficiaban en la basílica del Santo Sepulcro. Todo ello había sido posible gracias a la generosa ayuda de los reyes de Nápoles, que habían comprado a los musulmanes el terreno del Cenáculo sobre el Monte Sión.
El Cenáculo es expresión de la arquitectura Gótica cristiana (1100 – 1500) en Jerusalén, que por razones históricas, políticas y también financieras, nunca llegó a desarrollar los elevados estilos arquitectónicos que se puden apreciar en las catedrales e iglesias góticas de la Europa Occidental.Las aristas de la cúpula del cielo raso de la sala del Cenáculo son típicas del gótico lusiñano o chipriota. La sala comunicaba con la iglesia Cruzada a través de arcos ahora cerrados, salvo uno que hoy en día sirve de acceso a la sala. En el recinto también hay una antigua capilla dedicada al recuerdo del Lavatorio de los pies.En el año 1523, tras la conquista de Tierra Santa por los otomanos, el Cenáculo fue convertido en mezquita. En ese entonces fue agregado el esculpido mihrab, nicho que marca en las mezquitas el sitio adonde han de mirar los fieles al orar – hacia La Meca – y que también alberga el Corán. Al costado se aprecia la inscripción en árabe de Suliman el Magnífico que relata la transformación del lugar en mezquita.
En el año 1551 los franciscanos fueron obligados a abandonar definitivamente también el convento. Si bien actualmente la Custodia tiene su sede oficial en el convento de San Salvador en la misma Jerusalén, continúa designándose con el título de entonces: «Guardián del Monte Sión».

El culto cristiano en el Cenáculo fue abandonado con una sola excepción en el año 1964, cuando el papa Paulo VI, en su peregrinación a Tierra Santa, celebró una Misa privada que constituyó la primera Eucaristía celebrada en el lugar en casi cinco siglos.


La escultura de bronce en forma de olivo (ubicada sobre un escenario en el centro de la sala) fue colocado por la asociación católica que ha finalizado la reciente restauración del lugar.


La habitación del piso inferior, debajo del Cenáculo, contiene un cenotafio (tumba vacía, ó monumento funerario erigido como edificación simbólica) que desde el siglo XII es conocido como “la tumba del rey David”, si bien el lugar que se menciona como la sepultura del rey estaba en la “Ciudad de David”, en la ladera de Ofel (I Reyes 2:10).

Debajo del nivel del piso actual del Cenáculo hay cimientos cruzados, bizantinos y romanos más tempranos. Antes de la construcción del Templo de Salomón, el Arca de la Ley con los Mandamientos estuvo depositada aquí en el sótano. El mismo lugar fue residencia del profeta Malaquías, donde escribió su Libro sobre el Santísimo Sacramento.

La tradición Cristiana sobre el Cenáculo

Según la tradición Cristiana la casa del Cenáculo pertenecía a la familia del evangelista San Marcos. En esta morada el Jesucristo oraba y hacia milagros, los discípulos también se quedaban con frecuencia para pasar la noche. Aquí sucedieron varios hechos sobresalientes: la celebración de la Ultima Cena el Jueves Santo; la aparición del Espíritu Santo en la fiesta del Pentecostés (equivalente a la fiesta judía de las semanas, llamada Shavuot); Jesucristo resucitado se aparece a los apóstoles; Pedro liberado de prisión por un ángel, se encuentra con los discípulos que oraban por él.

La Ultima Cena fue celebrado con los apóstoles en la víspera de la fiesta de la Pascua (Pésaj), el Jueves Santo del año 33, el día anterior al que fuera crucificado. Los comensales de dividieron en tres zonas: Jesucristo con los doce apóstoles en la sala principal, doce discípulos en una sala lateral, María y las demás mujeres en otra habitación.

En el Cenáculo se encuentra una piedra que indica el lugar donde Jesucristo se sentó. Aquí Jesucristo y sus discípulos comieron el cordero pascual.

Al comienzo de la Cena, Jesucristo instruyó a los apóstoles sobre la penitencia y el arrepentimiento. Todos reconocieron sus pecados, excepto Judas. Seguidamente Jesucristo les lavó los pies a cada uno de ellos. Luego Jesucristo tomó pan, lo bendijo, lo dividió, y luego se lo dió a sus discípulos, diciendo: “Esto es mi Cuerpo”. El pan entró en la boca de ellos como una sustancia brillante, sólo Judas permaneció en tinieblas. Finalizada la cena se guardó lo que había quedado del pan consagrado, con el que los apóstoles comulgaron después de la Resurrección. Al final de la Cena tomó el cáliz lleno de vino, lo bendijo y se lo dió a sus discípulos, diciendo: “Esta es mi Sangre”.

Jesucristo terminó la Cena cerca de las nueve de la noche, y después de despedirse de su Madre y de las demás mujeres se dirigió, con sus discípulos cantando salmos, a Getsemaní, en la ladera del Monte de los Olivos, en donde más tarde será capturado por los soldados romanos…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Jerusalén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s